¿Se dividirán las Farc tras un acuerdo de paz?

Un nuevo estudio afirma que hay un alto riesgo de que sectores de las Farc se criminalicen en caso de una negociación.

Una de las grandes preguntas que rodean las conversaciones en La Habana es hasta dónde la totalidad de la guerrilla seguiría disciplinadamente un acuerdo o si habría disidencias y de qué magnitud. Un informe del portal investigativo InSight Crime contribuye a arrojar luces sobre esta espinosa cuestión, decisiva para el postconflicto en Colombia.

Es un hecho que, en caso de un acuerdo con el gobierno para el fin del conflicto, muchos frentes de las Farc pueden verse en la tensión entre pasar a la política o continuar en actividades criminales extraordinariamente rentables, como el narcotráfico y la minería ilegal. Es extremadamente difícil de responder hasta qué punto los siete bloques y cerca de 90 frentes y columnas móviles que tienen las Farc se van a disciplinar al acuerdo que eventualmente firmen sus comandantes en Cuba con el gobierno.

El portal de investigación sobre crimen organizado InSight Crime, liderado por dos reputados periodistas, reveló este martes una radiografía del riesgo que existe sobre la criminalización de las Farc y su eventual impacto sobre el proceso de paz.

El estudio asegura que esta guerrilla es el “ejército ilegal más poderoso que sigue en pie” en Colombia tras el desmantelamiento de los carteles de Medellín, Cali y Norte del Valle, y la desmovilización de las Autodefensas. Dice, además, que las Farc son “quizá el movimiento insurgente más rico del mundo”, que “puede estar ganando anualmente entre 500 y 1.000 millones de dólares producto del narcotráfico, dinero con el que financia su lucha”.

Estos datos no fueron recogidos por las Fuerzas Militares de Colombia ni pertenecen a los informes oficiales del gobierno. InSight Crime hizo la investigación y el trabajo de campo para explorar las posibilidades de criminalización de las Farc.

Uno de los aportes del estudio, que habla sobre un tema que ya había sido tratado con anterioridad pero sin mayores datos, es que se enfoca en cada uno de los siete bloques de las Farc, en algunos de los frentes con mayor riesgo de criminalizarse y hace un estudio de caso del bloque Iván Ríos, que actúa en el noroccidente del país.

InSight Crime es una organización que desde abril del 2010 se ha dedicado a investigar y analizar el crimen organizado en América Latina y el Caribe, basándose en trabajo documental y de campo.

El británico Jeremy McDermott y el estadounidense Steven Dudley, sus directores, son reconocidos periodistas con experiencia en el cubrimiento de conflictos de todo el mundo. McDermott es el líder de las investigaciones en Colombia y Suramérica, mientras que Dudley, el autor de una de las investigaciones más recordadas sobre el exterminio de la Unión Patriótica, lidera los análisis en México, Centroamérica y el Caribe.

En el estudio sobre las Farc, la organización asegura que el principal sustento de la guerrilla colombiana es el narcotráfico, “el segundo es la extorsión. Después de esto viene la participación en la minería, especialmente de oro, pero también de coltán, y luego sus inversiones legales en las tierras y las empresas en sus áreas de influencia”.

El informe concluye que hay un alto riesgo de criminalización en caso de un acuerdo y llama al gobierno a prestar especial atención a cómo tratar de impedir o contrarrestar que se generen eventuales disidencias.

Explica que “muchos comandantes locales están construyendo sus propias arcas de guerra y amasando dinero en efectivo, con poca claridad de lo que pueda suceder en el futuro y comenzando a mirar hacia sus propios intereses. Si esta tendencia aumenta, los riesgos de fragmentación y criminalización también aumentarán”.

Durante el recorrido por los siete bloques y el estudio de caso del Bloque Noroccidental o ‘Iván Ríos’, que opera principalmente en los departamentos de Antioquia, Córdoba y Chocó, InSight Crime señala las relaciones de esta guerrilla con las bandas criminales.

“Ha habido reportes de relaciones entre las FARC y las BACRIM en Antioquia, Cauca, Caquetá, Chocó, Córdoba (el ejército capturó juntos a miembros de los Urabeños y a un emisario del Frente 58 de las FARC en un laboratorio de drogas), Nariño, Norte de Santander, Meta, Putumayo y Valle del Cauca”, explica InSight Crime.

El informe concluye que existen muchas probabilidades de que parte de las Farc se dedique al narcotráfico después de firmar la paz y plantea que la política puede ser una herramienta para contrarrestarlo.

“El riesgo de criminalización de los elementos de las FARC, una vez un acuerdo haya sido firmado y se haya producido una desmovilización, es muy alto, casi inevitable. La única forma de minimizar esto es ayudando a las FARC en su transición de un ejército irregular a un partido político”, analiza el estudio.

Semana.com presenta un mapa interactivo con la geografía del riesgo de criminalización de las Farc.

 

 

blog_az_00

blog_az_01

blog_az_02
blog_az_03
blog_az_04
blog_az_05
blog_az_06
blog_az_07

Leave a Comment

Il tuo indirizzo email non sarà pubblicato. I campi obbligatori sono contrassegnati *