“Ha caído el último gran capo del narcotráfico”: presidente Santos sobre ‘el Loco Barrera’

“Ha caído el último gran capo del narcotráfico”: presidente Santos sobre ‘el Loco Barrera’

Hace cuatro meses la Policía, en operaciones conjuntas con los organismos de inteligencia de Venezuela, le seguían la pista a Barrera. ‘El Loco’ fue capturado en una cabina telefónica.

El presidente Juan Manuel Santos confirmó en la noche de este martes la captura del presunto narcotraficante Daniel Barrera Barrera, alias el Loco Barrera, a quien calificó como “el último de los grandes capos”.
“Es tal vez la captura más importante que se ha dado a los capos en los últimos tiempos. Es el último de los grandes capos. Es un golpe contundente a la criminalidad. El operativo fue coordinado por el general León Riaño desde Washington, y contó con el apoyo de miembros de la CIA y el Mi6”, dijo Santos.
En una rueda de prensa dada desde la Casa de Nariño, Santos indicó que la captura del capo se dio en San Cristobal, Venezuela, en un operativo conjunto entre las agencias de inteligencia del Reino Unido, de Estados Unidos y Colombia.
“Llevaba más de 20 años dedicado a hacerle mal a Colombia y al mundo. Tenía alianzas perversas con paramilitares, con las Farc, con el narcotráfico. Era el jefe de alias ‘Cuchillo’ y fue quien reemplazo a Miguel Arroyave como responsable de esa cadena de criminalidad que operaba en el oriente del país”, dijo el Presidente.
“Él ya confesó que era él”, dijo el presidente refiriéndose a Barrera. “Están haciendo el cotejo de las huellas dactilares y pronto tendremos más información”, dijo el mandatario.


Desde Estados Unidos, y en entrevista con Noticias Caracol, el director de la Policía Nacional, general José Roberto León Riaño, explicó que llevaban cuatro meses tras la pista de ‘El Loco’ y que su captura fue realizada mientras realizaba una llamada en un puesto de cabinas telefónicas.
“La captura fue realizada en vía pública. Barrera se encontraba en una cabina telefónica. Ese era el ‘modus operandi’ que él estaba realizando para operar. Ya no confiaba en ningun otro medio de comunicación”, dijo el uniformado.
Según manifestó León Riaño, por la captura de ‘El Loco’ Barrera se pagará una recompensa de US$5 millones que ofrecía el gobierno de los Estados Unidos y $5 mil millones que ofrecía Colombia por el paradero del capo.
León Riaño indicó que el operativo fue coordinado desde EE.UU. debido a que necesitaban “un apoyo técnico especial”.
“Hay que hacerle un reconocimiento al gobierno de Venezuela. Ahora, lo que queda es el compromiso de la Policia, del Ministro de Defensa. Seguiremos las operaciones, con la iniciativa de seguir brindando la seguridad a los colombianos. Seguiremos en la lucha”, aseguró el General.
El general León Riaño dijo que ahora la policía se concentraba en ubicar a los presuntos narcoparamilitares alias Otoniel y ‘Mi sangre’.
Barrera, quien actualmente controlaba el tráfico de estupefacientes que iba hacia Venezuela y Brasil, era requerido por la justicia colombiana desde el 2007.
En septiembre del año pasado, la fiscalía de Miami acusó a Barrera de asociación ilícita para importar cocaína a Estados Unidos. Según las autoridades, Barrera operaba fundamentalmente en la región oriental de Colombia, en la frontera con Venezuela, y mantenía alianzas con las Farc.


La oficina de asuntos internacionales de la Fiscalía General colombiana dijo que a la fecha no tenían ningún requerimiento con fines de extradición de autoridades extranjeras.
La captura de Barrera es al menos la tercera de grandes narcotraficantes y jefes paramilitares en Venezuela en un período de 12 meses.
El 3 de junio fue capturado en el estado venezolano de Barinas Diego Pérez Henao, de 41 años, alias Diego Rastrojo, un temible jefe narcoparamilitar por quien Estados Unidos ofrecía una recompensa de cinco millones de dólares. Pérez Henao, sobre quien pesa desde el 2011 una acusación en Florida por conspiración para traficar cocaína, fue deportado a Colombia desde Venezuela tres semanas después.
En noviembre del 2011 otro reconocido narcoparamilitar colombiano fue capturado: Maximiliano Bonilla Orozco, alias Valenciano, de 39 años, por quien también se ofrecía una recompensa de cinco millones de dólares de parte de las autoridades de Estados Unidos. Venezuela extraditó a Bonilla directamente a Estados Unidos en diciembre del 2011.

A Barrera le pisaban los talones

La captura de alias ‘El Loco Barrera’, anunciada por el presidente Juan Manuel Santos en la noche de este martes, sorprendió al país pese a que en el último año la Policía Nacional había intensificado sus operaciones para dar con el paradero de uno de los capos del narcotráfico más buscados en Colombia.
Y es que ya varios de sus colaboradores habían sido capturados, lo que suponía que este importante golpe estaba por darse. El pasado 3 de septiembre, la Policía Antinarcóticos capturó a ocho integrantes de una disidencia de la banda criminal Erpac, que estaban al servicio del hoy capturado. La aprehensión se dio en Bogotá, Villavicencio y otras ciudades, según dieron a conocer las autoridades en ese momento.
Esta estructura se encargaba del envío de estupefacientes y blanqueo de capitales para la organización de ‘El Loco Barrera’, por medio de empresas fachada y diferentes cuentas bancarias, según información de la Policía.
El 25 de febrero de este año, capturaron en Bucaramanga a un presunto testaferro de este mismo narcotraficante. Se trata de Rafael Humberto Perilla, alias Porre motor, quien, según la Policía, estaba encargado de crear oficinas fachada y compraventas de esmeraldas y divisas.
‘Porre motor’ fue pedido en extradición por la Corte del Distrito Este de Nueva York por el delito de narcotráfico.
En noviembre del año pasado fue el mes en que más se habló del posible paradero de Barrera. Se dijo que estaría negociando su entrega a las autoridades de Estados Unidos y que Venezuela sería su paradero.
En octubre de 2011, el ministro de Defensa, Juan Carlos Pinzón, dio a conocer la captura de alias Alirio Rojas, enlace clave del ‘El Loco Barrera’, también gracias a la colaboración de las autoridades venezolanas con la Policía Nacional.

❚❚❚❚❚❚❚❚❚❚❚❚❚❚❚❚❚❚❚❚❚❚❚❚❚❚❚❚❚❚❚❚❚❚❚❚❚❚❚❚❚❚❚❚❚❚❚❚

Detalles de captura de ‘El Loco’ Barrera, quien en Venezuela se hacía pasar por un caleño

El narcotraficante Daniel ‘el Loco’ Barrera estaba en Venezuela desde 2008, poseía haciendas avaluadas en varios millones de dólares en algunos municipios de ese país y se esforzaba para no llamar la atención, informó el miércoles el director de la Policía, general José Roberto León Riaño, al entregar detalles de la captura del perseguido narcotraficante.

Durante una conferencia de prensa en Washington, el oficial precisó que Barrera salió de Colombia en 2008 para evitar su captura y que solía viajar en un vehículo poco ostentoso que siempre conducía una mujer para tratar de pasar desapercibido en los puestos de control.

El “último gran capo” se hacía pasar como ganadero y fue detenido en una cabina telefónica, ubicada al frente de una iglesia, portando una identificación falsa a nombre de José Tomás Lucumí, un supuesto residente de la ciudad de Cali.

Para evitar ser identificado fácilmente, ‘el Loco’ Barrera se había borrado con quemaduras sus huellas digitales. “Tenemos una foto impresionante de sus manos, que se las había quemado para borrar los pulpejos de sus dedos”, dijo el director de la Policía, quien también agradeció a las autoridades venezolanas por su colaboración en la captura, que tuvo lugar en la ciudad de San Cristóbal, Venezuela.

En el momento de su detención, Barrera estaba solo y no opuso resistencia. De acuerdo con el ministro del Interior y Justicia, Tarek Al Aissami, “este señor se hizo múltiples cirugías faciales para tratar de burlar los servicios de inteligencia”.

El general Riaño indicó que en los últimos días la Policía obtuvo información “de una fuente humana que ratificó que el proceso de inteligencia” estaba bien encaminado y que el seguimiento realizado durante los últimos cuatro meses en territorio venezolano incluyó un episodio en que los agentes colombianos “durante más de una semana estuvieron recluidos en un hotel para no ser ubicados y poner en peligro la operación”.

Explicó que la captura de Barrera se debió a la colaboración prestada por la agencia británica de inteligencia MI-6, a cuya sede acudió la semana pasada para “recibir entrenamiento especial y tecnología”. Luego volvió a Colombia para ajustar el operativo y el martes viajó a Washington donde recibió “otro aporte importante” de la CIA que le permitió lanzar la operación.

Barrera fue capturado gracias al trabajo de un cuerpo élite de reciente creación en la Policía, que agrupa a los “mejores elementos de inteligencia y de investigación criminal”, responsable durante los últimos tres meses de los arrestos en Colombia de alias Sebastián y en junio pasado, en el estado venezolano de Barinas, de Diego Pérez Henao, alias Diego Rastrojo, jefe de la banda criminal ‘los Rastrojos’ y por quien Estados Unidos ofrecía una recompensa de cinco millones de dólares.

El general Riaño dijo que un día antes de la captura habló con el fiscal estadounidense Neil McBride -quien formuló cargos ante un tribunal de Virginia contra el general retirado de policía Mauricio Santoyo por sus vínculos con paramilitares-, y quien le dijo que su investigación no incluye en este momento a otros funcionarios colombianos.

Por su parte, el ministro de Defensa, Juan Carlos Pinzón, aseguró en declaraciones a Caracol Radio que, actualmente, sólo queda el 30 % del narcotráfico que había en Colombia hace 12 años. El funcionario también reconoció que ‘el Loco’ Barrera tuvo relación con las bandas criminales, las antiguas Autodefensas e incluso con los Frentes 1 y 16 de las Farc. “Es un delincuente que llevaba más de 20 años concentrado en las actividades del narcotráfico”, dijo Pinzón.

La primera confirmación de la captura del ‘Loco’ Barrera fue hecha por el presidente Juan Manuel Santos, quien lo calificó como el último gran capo de las drogas. Sobre esto, el general Riaño indicó que en la captura cooperaron varios informantes y que se pagará una recompensa de $5 mil millones. Destacó, además, que Estados Unidos ofrecía cinco millones de dólares por datos que llevaran a la ubicación del narco colombiano y que ese monto también se entregará.

En septiembre del año pasado la Fiscalía de Miami acusó a Barrera de asociación ilícita para importar cocaína a Estados Unidos. Según las autoridades, Barrera operaba fundamentalmente en la región oriental de Colombia, en la frontera con Venezuela, y mantenía alianzas con las Farc.

La captura de Barrera es al menos la cuarta de grandes narcotraficantes y jefes paramilitares en Venezuela en un período de doce meses. Además de ‘Diego Rastrojo’, en noviembre del 2011 otro reconocido narcoparamilitar colombiano fue capturado: Maximiliano Bonilla Orozco, alias Valenciano, de 39 años. Venezuela extraditó a Bonilla directamente a Estados Unidos en diciembre de 2011.

Persecución contra ‘el Loco’ Barrera en Venezuela fue por 45 días

El ministro del Interior y de Justicia de Venezuela, Tarek Al Aissami, aseguró que las autoridades colombianas informaron en agosto pasado a las venezolanas, sobre la presencia de alias el Loco Barrera en ese país y que la persecución contra el narcotraficante fue el resultado de “un plan de 45 días de operaciones continuas en cuatro estados venezolanos”.

“Colombia nos alertaba sobre las llamadas que Barrera hacía, un número que era monitoreado desde Colombia en tiempo real. El operativo se dio gracias al convenio de cooperación suscrito entre los presidentes Juan Manuel Santos y Hugo Chávez, y fue así como el día de ayer (martes) se localizó a esta persona, gracias a la llamada realizada por él a través de un teléfono público”, dijo el ministro.

“De allí se procedió a determinar desde cuál de los 69 teléfonos públicos que teníamos monitoreados se encontraba el objetivo”, agregó El Aissami al resaltar las labores que en materia de narcotráfico se han adelantado entre los dos gobiernos.

El funcionario señaló que Barrera fue “detenido felizmente por autoridades venezolanas”, lo cual “reivindica nuestra política de lucha contra las drogas, la cual es reconocida en el mundo sobre la base de los resultados”, haciendo referencia a las últimas capturas de narcos en ese país.

“Este ciudadano venía siendo requerido por las autoridades de Colombia y Estados Unidos a través de Interpol, con difusión roja”, indicó el escrito. “Con esta nueva detención, Venezuela da una nueva demostración de su voluntad inquebrantable en la lucha contra el narcotráfico, al tiempo que ratifica su determinación de seguir llevando adelante una política soberana en este frente de batalla, cuyos resultados están a la vista de la comunidad internacional”.

El Aissami dijo que Barrera está siendo trasladado “bajo estrictas medidas de seguridad” a Caracas, donde será interrogado por las autoridades del país y, después de eso, el Gobierno decidirá a donde lo extradita, ya que está solicitado tanto por EE.UU como por Colombia.

❚❚❚❚❚❚❚❚❚❚❚❚❚❚❚❚❚❚❚❚❚❚❚❚❚❚❚❚❚❚❚❚❚❚❚❚❚❚❚❚❚❚❚❚❚❚❚❚

NUEVOS capos del narcotráfico colombiano

En Argentina los jefes paramilitares y capos del narcotráfico colombiano se sieten “como en casa” porque desde el pais del tango, siguen tejiendo las redes para transportar drogas a Europa, los Estados Unidos y el resto de América latina. CARTELIZACION ARGENTINA NACEN LOS CARTELES RIOPLATENSES Con pruebas contundentes en algunos casos y sospechas en otros, distintas autoridades colombianas y de la Administración de Estados Unidos contra las Drogas (DEA) reconocieron que siete cabecillas entraron y salieron de Buenos Aires en el último año. DEA E INTERPOL VAN DE SHOPPING EN ARGENTINA SICARIO`S SHOPPING BALACERA DOS PAJAROS DE VARIOS TIROS ¿Quiénes? EL CABEZON DON MARIO Y LA GUERRITA DE URABA El recientemente ejecutado capo narco en el shopping Unicenter, Héctor Duque Ceballos, alias “Manoteto”; Carlos Mario Aguilar Echeverry, alias “Rogelio”, del ejército de sicarios de la “Oficina del Envigado” –hace unos días se entregó a la policía de su país–, y Juan Carlos Ramírez Abadía, alias “Chupeta”, el último patrón del cartel del Norte del Valle, quien vivió en Buenos Aires con un documento falso argentino; lo detuvieron el año pasado en Brasil y tiene pedido de extradición a una cárcel norteamericana. LA ALCANCIA DE CHUPETA Justo el martes pasado organizó desde su celda el fallido secuestro del hijo del presidente Lula.

CHUPETA A LA CARTE I LOVE MATE LAVADO


Los otros cuatro se encuentran prófugos y, según declaraciones del director de la Policía de Colombia, general Oscar Naranjo, varios grupos especiales los están buscando. Uno, “Scooby Doo”, primo del líder paramilitar Carlos Mario Jiménez, alias “Macaco”, preso en los Estados Unidos. Dos, Edgar Guillermo Barrera, alias “Beto Giraldo”. SINALOA U-BOOTS Tres, Fabio Enrique Ochoa Vasco –el Departamento de Estado norteamericano ofrece 5 millones de dólares por su cabeza–; sus recientes domicilios aparecen en Buenos Aires y Guadalajara, México. Este narco es considerado “violento y peligroso”, presuntamente es el responsable de enviar entre seis y ocho toneladas de cocaína mensuales de Colombia a Centroamérica para su posterior importación a los Estados Unidos.Cuatro, Daniel “El loco” Barrera, personaje clave en la muerte de “Manoteto”. Para Colombia, Barrera ya es el narco más poderoso en su país: sostiene alianzas con los “narcoparas”, personal de la Fuerza Pública y con líderes de las FARC –hizo negocios con el “Negro Aciacio”, comandante del Frente 16, y con “Jhon 40”, comandante del Frente 43–. JOHN 40 SEPTIMO FRENTE Entre sus socios están “Rogelio”, Pedro Guerrero Castillo, “Cuchillo”, comandante de más de 2 mil hombres, y recientemente apresado. Por pactos o venganzas, la conexión entre los paras va más allá. Los siete que han pasado por Buenos Aires son herederos –directos o indirectos– Los carteles de Medellín y Cali fueron derrotados. El temido cartel del Norte del Valle ha sufrido durísimos golpes en los últimos meses… Entonces ¿quién controla ahora el narcotráfico en Colombia, que sigue siendo el principal productor de cocaína del mundo?

La pregunta es pertinente en momentos en que en Cartagena, Colombia, delegados de más de veinte países de Centroamérica y el Caribe -a los que se unirán seis presidentes latinoamericanos- discutirán desde este miércoles un plan de acción contra el narcotráfico.
Y la respuesta que dan las autoridades colombianas es que ahora hay muchísimos más grupos de narcotraficantes, aunque no tan grandes, ni tan poderosos, ni tan llamativos como lo llegaron a ser en su momento los otros carteles.
En entrevista con BBC Mundo, el general Álvaro Caro, director de la Policía Antinarcóticos, recuerda que en Colombia también ha habido carteles menos conocidos, como el de Bogotá, el de la Costa (Atlántica) y el de los Llanos (Orientales).


Los nuevos

LOS NUEVOS CAPOS


● Daniel Rendón Herrera (alias Don Mario)
● Pedro Guerrero Castillo (Cuchillo)
● Daniel Barrera (El Loco)
● Carlos Alberto Rentería (Beto Rentería)
● Néstor Ramón Caro Chaparro(Felipe)
● Luis Enrique Calle Serna (Comba)
● Diego Pérez Henao (Diego Rastrojo)

Fuente: policía antinarcóticos

Muchos de los nuevos capos colombianos de las drogas son poco conocidos. El general Caro le dio a BBC Mundo algunos nombres del listado de los más buscados por narcotráfico.

Se trata de Daniel Rendón Herrera (Don Mario), hermano del jefe paramilitar Fredy Rendón, alias El Alemán, actualmente en prisión.

También están Pedro Guerrero Castillo (Cuchillo), de Daniel Barrera (El Loco), de Carlos Alberto Rentería (Beto Rentería), de Néstor Ramón Caro Chaparro (Felipe), de Luis Enrique Calle Serna (Comba) y de Diego Pérez Henao (Diego Rastrojo).

Estos dos últimos, dice el director de la Policía Antinarcóticos, “heredaron las rutas de alias Jabón (Wilber Varela)”, quien fue asesinado en Venezuela a finales de enero pasado.

¿Desapareció el cartel?

Después de que en el segundo semestre de 2007 se produjo la captura de Juan Carlos Ramírez Abadía (Chupeta) en Brasil y de Diego Montoya (Don Diego) en Colombia, Varela se había convertido en la cabeza más visible del Cartel del Norte del Valle.

Lo que se está dando es una gran atomización del narcotráfico. Ahora son más numerosos los grupos y mucho más pequeños
General Álvaro Caro, director de la Policía Antinarcóticos de Colombia
Luego de la muerte de Varela, otros supuestos cabecillas del cartel han sido arrestados por las autoridades colombianas. El más reciente fue Óscar Varela (Capachivo), en cercanías de Cali. Sin embargo, siguen en libertad otros supuestos jefes, como Beto Rentería, y no se descarta que varios de ellos estén en el exterior.

En declaraciones a BBC Mundo, el profesor Gustavo Duncan, de la Universidad de los Andes, señala que cuando las mafias sufren golpes se producen relevos y evolucionan.

“Yo no creo que se haya acabado el cartel del Norte del Valle porque cayeron Varela y Don Diego. Hay muchos otros que también saben traficar. En la zona donde ha operado (el cartel) muchos jóvenes quieren ser narcotraficantes y, además, continúan operando los grupos de sicarios”, afirma Atomización

Según el general Caro, “cada vez que ocurre un golpe contra un gran líder de estos carteles se presenta un forcejeo entre las segundas líneas de ese líder para tomar el poder. Significa mandar en la ruta, decidir cuánta droga sale, por qué lado sale, cuándo llega, dónde llega, cómo se vende, etc”.

De hecho, en los últimos días se han producido varios crímenes en ciudades como Medellín y en zonas de la Costa Atlántica, atribuidos a vendettas entre narcotraficantes.

Solo en el año 2003 en Colombia se admitió que los paramilitares eran narcotraficantes
Gustavo Duncan, profesor de la Universidad de los Andes.
“Lo que se está dando es una gran atomización del narcotráfico. Ahora son más numerosos los grupos y mucho más pequeños.

“Hay pequeños líderes que estaban en la escala más baja de esos carteles. No mandan grandes toneladas de cocaína, sino pequeñas cantidades. Y los grupos de narcotraficantes han establecido unos lazos más fuertes con los carteles mexicanos”, agrega.

Además de los nombres mencionados por el general Caro también hay otros sospechosos de narcotráfico que están siendo buscados, como Vicente Castaño Gil (El Profe), hermano del asesinado jefe paramilitar Carlos Castaño Gil.

Según Duncan, “solo en el año 2003 en Colombia se admitió que los paramilitares eran narcotraficantes. Y en realidad se trataba de Los Narcotraficantes, con mayúscula”.En los dos principales frentes latinoamericanos de lucha contra el narcotráfico, se han visto diferentes resultados para las fuerzas policiales.
En México, en lo que va del año, se han registrado 1.378 muertes relacionadas con el tráfico de drogas, un incremento del 50% respecto al mismo periodo en 2007.

El jefe de la policía Edgar Millán se cuenta entre las víctimas.

En Colombia las autoridades tuvieron en los últimos meses una serie de éxitos contra importantes grupos de narcotraficantes, como la captura de Miguel Ángel Mejía Múnera y la muerte de su hermano mellizo, Víctor.

“Estos países están en diferentes etapas de esa lucha”, dijo a la BBC un funcionario estadounidense.

“México ahora esta luchando con sus demonios, pero esos demonios se volvieron muy poderosos porque pudieron desarrollarse por un par de décadas”.

Tácticas de los carteles

¿Puede la experiencia de Colombia ser aprovechada por México?

Los dos países se encuentran en diferentes lugares de la cadena de distribución de drogas.

México es responsable de un porcentaje de la producción de amapola y marihuana, pero no del cultivo de coca.

Pero su frontera de 3.200 kilómetros con Estados Unidos lo hace central en el tráfico de la cocaína, que en su mayoría proviene desde Colombia.

Los nombres de Pablo Escobar y cartel de Medellín eran sinónimos de violencia en Colombia.
El 90% de la cocaína que entra a Estados Unidos pasa primero por México.

En lo que ambos países han tenido experiencias similares son grandes y violentos carteles de la droga.

“En Colombia a finales de los años ’80 y principios de los ’90, las mafias se salieron de control y desarrollaron la capacidad de retar al Estado.”, dijo Alfredo Rangel, analista de seguridad colombiano.

“Las tácticas de los carteles mexicanos son similares a las del cartel de Medellín”, agrega.

El líder del cartel de Medellín, Pablo Escobar, estuvo detrás de crímenes como el asesinato del ministro de Justicia de Colombia, Rodrigo Lara Bonilla, en 1984 así como de ataques terroristas en las principales ciudades.

A mediados de los ’90, las autoridades colombianas lograron desmantelar el cartel de Medellín y a su rival, el de Cali.

¿Puede México hacer lo mismo con sus grupos de narcotraficantes?

De acuerdo con el funcionario estadounidense, “la primera lección -y el presidente Felipe Calderón y su predecesor Vicente Fox la entendieron- es que tiene que haber voluntad política”.

Las fuerzas armadas no tienen las herramientas necesarias de inteligencia para saber en dónde dar golpes al narcotráfico y hay más riesgos de que se violen los derechos humanos de los ciudadanos
Makus Scultze
A principios de los ’90, logró capitalizar la indignación pública contra el narcotráfico.

Según el ministro de Defensa de ese entonces, Rafael Pardo, “El gobierno demostró que los narcotraficantes no tenían buenas intenciones como muchas personas pensaban y que la gente no podía ser indiferente al problema”.

El apoyo del público para la estrategia gubernamental se consolidó en 1993 con la muerte de Escobar.

El capo fue localizado por un grupo especial de la policía, apoyado por EE.UU.

El gobierno colombiano incrementó sus esfuerzos modernizando sus organismos de inteligencia y ofreciendo recompensas a los miembros de las bandas de narcotraficantes para convertirse en informantes.

Riesgo de abuso

La desventaja de México con Colombia, es que su policía no esta centralizada y cuenta con diferentes niveles de organización a nivel local, estatal y federal.

Según analistas, estas fuerzas son notoriamente corruptas, por lo que el presidente Calderón ha recurrido al ejército.

Unos 30.000 militares han sido desplegados en diversos puntos del país.

Las autoridades mexicanas consideran que los militares pueden frenar a los narcotraficantes.
Esta estrategia es controvertida.Esta estrategia es controvertida.

En Colombia el progreso que se ha hecho -como el arresto de Diego Montoya (uno de los capos más buscados)- tiene que ver mucho con el buen trabajo de la policía.

“Los militares no están hechos para luchar contra el crimen organizado”, dijo Markus Scultze-Kraft de la organización International Crisis Group.

“Las fuerzas armadas no tienen las herramientas necesarias de inteligencia para saber en dónde dar golpes al narcotráfico y hay más riesgos de que se violen los derechos humanos de los ciudadanos. En su lugar, nosotros recomendamos a las autoridades mexicanas que se concentren en reformar a la policía”.

Otro aspecto central en la lucha contra las drogas es controlar el lavado de dinero. Se estima que en México, tan sólo en el 2004, se obtuvieron ganancias ilegales estimadas en US $10.200 millones.

La respuesta de Colombia ha sido aumentar las regulaciones a su sistema bancario y las operaciones de inteligencia de su policía.

Un error que cometió la sociedad colombiana fue menospreciar los nexos entre la mafia y las instituciones políticas
Rafael Pardo
Cuando el narcotraficante Juan Carlos Abadía fue arrestado en Sao Paulo, Brasil, el año pasado, la policía confiscó de inmediato unos US$700 millones en propiedades.

No obstante, también se han visto defectos en la lucha colombiana contra el narcotráfico.

Los carteles desmantelados han sido reemplazados por nuevos grupos con tácticas más sofisticadas.

“Muchos miembros del cartel de Medellín terminaron trabajando con los paramilitares”, asegura Schultze-Kraft. “El modus operandi de los paramilitares era muy violento pero no estaba dirigido contra el gobierno”.

En su lugar los paramilitares, que fueron formalmente desmovilizados luego de un acuerdo en 2005, usaron las ganancias por concepto de drogas para comprar influencia política.

“Un error que cometió la sociedad colombiana fue menospreciar los nexos entre la mafia y las instituciones políticas”, dijo Rafael Pardo, quien ahora es senador de oposición.

Más de 50 miembros del congreso son actualmente investigados por presuntos nexos con paramilitares.

Mal contagioso

Si, como muchos analistas políticos predicen, los carteles mexicanos se fraccionan y apuestan por la corrupción política, los procesos judiciales en Colombia pueden servir de referente para las autoridades mexicanas.

Algunos críticos consideran que los militares no deben de ser utilizadas para un trabajo de policía.
De cualquier manera, las medidas no parecen compensar las fallas de las autoridades en su intento por abolir la demanda y la distribución de drogas ilegales.

“México seguirá experimentando serios problemas por el tráfico de drogas mientras que no disminuya, de manera considerable, el flujo de estupefacientes desde los países andinos”, argumenta Schultze-Kraft.

Según el experto en narcotráfico, Francisco Thoumi, México está mejor preparado para el problema que Colombia.

“Tiene una economía más grande, por lo que los carteles tienen menos capacidad para penetrarla. Es vecino de EE.UU., por lo que es más importante para Washington”.

Pero mientras que México y Colombia se vuelvan cada vez más efectivos en la lucha contra el narcotráfico, el problema del narcotráfico se podría extender hacia otros países latinoamericanos que están menos preparados para enfrentar una guerra contra las drogas.

3 Comments

  1. Un siito web muy bueno, felicidades!

  2. Un aporte muy valioso, te felicito.

  3. A por cierto buen sitio web

Leave a Comment

Il tuo indirizzo email non sarà pubblicato. I campi obbligatori sono contrassegnati *

deandre