Conozca quien es Tanja Nijmeijer, la holandesa seducida por las Farc

La joven llegó a dictar clases de inglés a Pereira y terminó cautivada por la causa guerrillera. Perfil

Tanja Nijmeijer es holandesa, tiene 34 años y es guerrillera de las Farc desde hace diez años.

Esta filóloga de la Universidad de Groninga vino a Colombia en una visita estudiantil en el 2000, aterrizó en la zona de distensión del Caguán cuando se adelantaban los diálogos entre el gobierno de Andrés Pastrana y el grupo subversivo más antiguo del mundo. Y se quedó.

Pero hubo una primera incursión de la holandesa a territorio nacional y fue en 1998, cuando llegó a dictar clases de inglés a Pereira.

Tenía 21 años y comenzó a analizar el discurso de las Farc que la cautivó y la llevó, primero, a hacer parte de las filas de la milicia urbana en Bogotá y de ahí dio el salto a la selva. Ya cursaba el año 2002.

Tanja llegó al mundo un 13 de febrero de 1978 en la ciudad de Denekamp (Overijssel, Holanda) y se apasionó por la Filología Hispánica (estudio de los textos escritos y pasión por la palabra), estudios que adelantó en su país natal.

Desde el momento en que vivió el ambiente guerrillero en el Caguán, Tanja sintió el llamado de la subversión, de hecho en 2001 participó en la llamada ‘Caravana por la vida’, una protesta que pretendía llamar la atención del Gobierno frente a la situación de los campesinos del norte del país.

En noviembre de 2002, la holandesa empuñó las armas y se adentró en la selva para engrosar las filas de las Farc.

Durante cinco años la vida de esta joven políglota, traductora y maestra se convirtió en un total misterio. Incluso su familia trató de contactarla para saber su suerte, pero no logró saber qué estaba haciendo o si aún se encontraba en Colombia.

Incluso, miembros de su familia, entre ellas una hermana, han viajado al país para tratar de convencer a la guerrillera de que abandone esa causa y que regrese a su tierra natal, al lado de los suyos.

No obstante, en un documental hecho por el periodista Jorge Enrique Botero y que fue difundido por la cadena holandesa Radio Netherlands, Tanja dijo que “soy una guerrillera de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia y seguiré siendo guerrillera hasta vencer o hasta morir. En eso no hay vuelta atrás. Estoy orgullosa de ser guerrillera”.

Además, le reiteró al reportero que ella creía en la causa de la subversión y confiaba en el cambio en Colombia.

La presencia de esta bella mujer nórdica en la guerrilla colombiana comenzó a llamar la atención de los medios de comunicación nacionales y extranjeros en el año 2007. Tras un bombardeo contra un campamento de las Farc, las autoridades hallaron un diario de la holandesa, en el que criticaba la jerarquía de este grupo irregular, y manifestaba inconformismo en la guerrillas. Este documento fue apetecido por la prensa que lo publicó con lujo de detalles.

En sus escritos, Tanja puso en evidencia la promiscuidad que existe en la guerrilla y los privilegios que tenían los comandantes. No en vano manifestó estar “cansada de las Farc, cansada de la gente, cansada de la vida comunal”.

La publicación de su diario determinó un duro castigo a la extranjera quien fue trasladada y obligada a hacer parte de la guardia particular de Víctor Julio Suárez, alias ‘Mono Jojoy’, con quien participó en combates con la Fuerza Pública.

En medio de la confrontación, las autoridades la dieron por muerta luego de un bombardeo al campamento del jefe guerrillero el 23 de septiembre de 2010, en el que las fuerzas dieron de baja al ‘Mono Jojoy’.

En las incautaciones que hizo el Ejército de los computadores del ‘Mono Jojoy’ se encontraron fotos de la holandesa y algunos correos electrónicos que le envió Carlos Antonio Lozada al extinto jefe guerrillero en el que resaltó las cualidades y capacidades que tenía la extranjera para vincularse a la ‘Comisión Internacional’.

En diciembre de ese mismo año, el Departamento de Estado de Estados Unidos dio a conocer que un jurado del Distrito Federal de Washington acusó formalmente a Tanja y a 17 guerrilleros más por su participación en el secuestro de tres estadounidenses en 2003, además que les acusó de terrorismo.

Con bases en esa acusación, la Interpol emitió una circular en contra de ella por esos cargos.
Tanja, en la mesa

En momentos en que el Gobierno y la guerrilla se aprestan a iniciar los diálogos de paz en Oslo (Noruega) el jefe máximo de las Farc, alias ‘Timochenko’, confirmó que la guerrillera holandesa Tanja Nijmeijer hace parte del equipo que se sentará en la mesa de concertación.

En diálogo con medios colombianos, el jefe guerrillero dijo que “Alexandra (alias de la holandesa), la guerrillera de las Farc a la que usted se refiere, hace parte de nuestra delegación”, pero no especificó la función que tendrá a su llegada a Oslo.

“Como cada uno de los miembros de nuestra delegación ella tiene una tarea concreta a realizar en el desarrollo de las conversaciones con el Gobierno”, explicó ‘Timochenko’, quien agregó que “todos los delegados son igual de importantes”.

Además, recalcó que el Gobierno les ha dado “la seguridad de que todos van a estar presentes” en la capital noruega, lo que implica que podrán salir sin problemas de los lugares donde están ubicados en Colombia, al punto en el que las autoridades les recogerán para facilitar su traslado a La Habana.

Gracias a ese beneficio, la Interpol levantó ayer la orden de captura internacional que tiene en contra de Tanja, quien es buscada para responder por el delito de terrorismo y por su eventual responsabilidad en el secuestro de los contratistas estadounidenses.


Interpol no ha suspendido circular roja contra Tanja Nijmeijer, la ‘holandesa de las Farc’

Aunque la agencia policiaca confirmó la suspensión de las órdenes de captura contra los negociadores de las Farc, aún no ha sido levantada la solicitada por EE.UU. contra Tanja Nijmeijer, quien fue confirmada por la guerrilla dentro de su delegación.

La Interpol confirmó este martes que han sido suspendidas las órdenes de captura que pesan sobre los integrantes de las Farc que van a viajar a Oslo, para participar esta semana en las negociaciones de paz con el Gobierno colombiano.

Una fuente de la Organización Internacional de Policía Criminal (Interpol) precisó que, siguiendo el procedimiento habitual, ha sido Colombia quien ha tomado la decisión de levantar la llamada ‘alerta roja’.

Desde Interpol no quisieron precisar cuándo solicitó Colombia la suspensión, ni tampoco la identidad de las personas implicadas o la posibilidad de que cuando terminen las negociaciones en Oslo se vaya a reclamar que vuelvan a ser vigentes.

Sin embargo, y a pesar de que las Farc confirmaron mediante un comunicado que la holandesa Tanja Nijmeijer será integrante del equipo negociador de esa guerrilla, su orden de captura internacional -solicitada por Estados Unidos- aún sigue vigente (ver imagen).

La subversiva holandesa, quien participará en el proceso de paz entre el 21 y 27 de octubre, es solicitada por el país norteamericano por los delitos de terrorismo y secuestro, pues está vinculada con el plagio de tres estadounidenses en Colombia.

Entre tanto, el considerado número dos y jefe negociador de las Farc, alias Iván Márquez, llegó a Cuba donde se encontró con sus compañeros negociadores para viajar después a Noruega y participar en la apertura de los diálogos de paz con el Gobierno.

Una fuente allegada a la logística de los itinerarios informó del arribo del insurgente a la capital cubana desde Colombia, donde atravesó ciertos problemas para salir, según dijo en una entrevista el máximo líder de la guerrilla, Rodrigo Londoño Echeverry, alias Timochenko.

Según los acuerdos previos del Gobierno y la guerrilla, la Fiscalía colombiana debía retirar las órdenes de captura de los delegados de las Farc para el proceso de paz, con el objetivo de que pudieran moverse libremente y salir del país sin problemas hacia las sedes del proceso.

El Gobierno y las Farc acordaron negociar la paz a partir de una agenda de seis puntos, definida en unas conversaciones secretas que terminaron en agosto pasado en Cuba, donde se desarrollará también la negociación después de la inauguración en Oslo, prevista para este miércoles.

Expectativa por inicio de diálogos

A pesar de que la cancillería de Noruega ha dicho que el próximo miércoles ambas delegaciones ofrecerán una rueda de prensa para informar sobre los diálogos, el hermano del presidente Juan Manuel Santos, Enrique Santos Calderón, afirmó que las conversaciones iniciarán definitivamente el jueves.

Entre tanto, ha causado revuelo la inclusión de la holandesa Tanja Nijmeijer en el equipo negociador de las Farc. León Valencia, director de la Corporación Nuevo Arco Iris, dijo que su designación obedecería a un interés de la guerrilla de elevar el perfil de los diálogos en Europa y que además muestra el carácter de la rebelde, quien aseguró ha sido vista como una simple simpatizante del grupo insurgente, cuando en realidad en una “sobreviviente y una radical”.

En el grupo guerrillero, Nijmeijer “no cumple un papel de segunda”, dijo Valencia en Oslo, donde se encuentra invitado por diversos grupos de activistas en ocasión de los diálogos. Tanja es miembro de la llamada comisión internacional de las Farc, una instancia que dirige Ricardo Téllez, mejor conocido como Rodrigo Granda, y quien también es negociador del grupo insurgente.

La ciudadana holandesa, la segunda de tres hermanas de una familia de clase media, ingresó a las Farc en el 2003 en las afueras de Bogotá y en un frente guerrillero que fue de los primeros golpeados por la amplia ofensiva que entonces comenzó contra esa guerrilla en aquellos años.

“Sobrevivió a eso y sobrevivió a lo del Mono Jojoy, porque estaba ahí”, dijo Valencia y agregó que Nijmeijer estaba en el campamento donde en septiembre del 2010 fue abatido por la Fuerza Pública Jorge Briceño, alias Mono Jojoy, jefe militar de las Farc. “Es una sobreviviente de una ofensiva enorme por parte del Estado, en la que frentes completos fueron devastados” .

El inicio de los diálogos mantiene las expectativas de muchos colombianos sobre cómo se desarrollará este nuevo intento de lograr la paz con las Farc. El narcotráfico y el uso y tenencia de las tierras son dos de los puntos que más han generado controversia entre los analistas.

“Todos confiamos en el proceso y esperamos que sea exitoso, pero tenemos fundados motivos para pensar que plantea más preguntas que respuestas, porque hay unos temas que son difíciles de superar”, dijo Jaime Castro, analista político y exalcalde de Bogotá.

“En primer lugar, el relacionado con el narcotráfico. ¿Cuál va a ser la decisión de los negociadores?, porque es indiscutible que el tráfico de droga no va a desaparecer, va a continuar. ¿Qué van a hacer las Farc frente a eso? ¿Lo van a combatir, se van a retirar, van a entregar a las autoridades las rutas? En fin, son problemas gordos”, añadió. “Lo mismo ocurre con el tema agrario… Es indiscutible que las Farc, en desarrollo del conflicto, han asumido el control de miles y miles de hectáreas. ¿Qué va a pasar con ese tema?; esas son las grandes interrogantes”.

El tema de la propiedad y tenencia de la tierra ha sido descrito comúnmente como uno de los factores que dio origen al conflicto armado interno en Colombia, un país de 114 millones de hectáreas, de las cuales grupos no gubernamentales y funcionarios del gobierno del presidente Santos afirman que al menos dos millones le fueron quitadas a los campesinos por grupos armados ilegales, cuatro millones fueron abandonadas por sus propietarios por temor al accionar de esos grupos, y entre 400.000 y 500.000 le fueron robadas al Estado mediante procesos fraudulentos en notarías y registros.

“Por muchos años, la violencia en Colombia ha tenido varias caras”, dijo el politólogo Carlos Romero, profesor de la Universidad Central de Venezuela. Y “quizás la principal y la más dolorosa ha sido la del combate rural entre las Farc y el Ejército colombiano porque se han visto en el medio de ello involucradas muchas personas que han terminado siendo desplazados, fallecidos, que han perdido sus tierras”, añadió.

De allí que el tema de cómo reparar a las víctimas y el castigo por los delitos de lesa humanidad es reclamado por activistas como uno de los puntos clave que deben tener las negociaciones. “Considero positivas las negociaciones de paz. ¿Quién podría oponerse a iniciativas que buscan poner fin a un conflicto que ha producido tantas atrocidades y que ha cobrado tantas vidas colombianas?”, manifestó José Miguel Vivanco, director para las Américas de Human Rights Watch.

“Es aceptable que Colombia ofrezca reducir las penas a miembros de grupos armados irregulares para persuadirlos de que entreguen las armas” añadió. “No obstante, un acuerdo de paz no debe servir de pretexto para permitir la impunidad absoluta para todas las partes, incluidas las fuerzas militares. Proponer que los máximos responsables de los más graves delitos cometidos en Colombia se eximan de la prisión podría dar lugar a una investigación de la Corte Penal Internacional”, advirtió Vivanco.

Leave a Comment

Il tuo indirizzo email non sarà pubblicato. I campi obbligatori sono contrassegnati *

9 + diciotto =

Translate »